jueves, 16 de noviembre de 2017

Puigdemont: "El Rey ha amparado la violencia del 'a por ellos"


BARCELONA.- El presidente catalán Carles Puigdemont ha criticado este miércoles la actitud del rey Felipe VI ante el procés. "Cuando el 'a por ellos' lo dice el Rey deja de ser un jefe de estado neutral, toma partido", ha reprochado en una entrevista en El Punt Avui desde Bruselas, asegurando que con sus discursos ha "amparado" esta violencia.

"Es evidente que el Rey ha decepcionado a mucha gente", ha apuntado Puigdemont, que ha asegurado también que como figura institucional "ha perdido todo el respeto desde el momento que forma parte de la política del PP de la FAES y ampara la violencia del 1-O". "¿Es que hemos dejado de ser ciudadanos españoles dignos de su representación"?, se ha preguntado.

Sobre los procesos judiciales, Puigdemont ha defendido que "yendo a declarar era más posible entrar en la prisión. En Bélgica, todavía tenemos itinerario". En este sentido, ha reiterado que las decisiones que se tomaron -de marcharse a Bruselas o ir al Audiencia- eran "personales y respetables" y ha recordado que él "siempre ha estado aquí con toda legalidad y en manos de la justicia".

"Era inimaginable que se cargarían la democracia con esta impunidad", ha apuntado el presidente, que, evitando hacer "más autocrítica de la necesaria", ha defendido que "había un análisis equivocado. Pensábamos que la OTAN y la sociedad de la información habrían generado las vacunas suficientes ante un Estado autoritario".

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Pablo Iglesias: "Felipe VI es un rey que excluye"


MADRID.- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado con dureza la labor del actual monarca, Felipe VI, acusándole de ser un rey "que excluye", un jefe del Estado "atrincherado con tres partidos que le apoyan [PP, PSOE y C's]", y claramente cercano a las tesis del PP -"Tiene todo el derecho a votar al PP"-. 

En los últimos meses, y especialmente desde el discurso del rey sobre Catalunya, el secretario general del partido morado ha endurecido su posición con respecto a Felipe Borbón, defendiendo que, como jefe del Estado, no está siendo "útil" para los españoles. 
En una entrevista con la cadena de televisión boliviana ATB, aprovechando su reciente viaje a ese país y que recoge Público, el líder de Podemos ha argumentado que el monarca "no habla de problemas sociales", apenas dedica palabras a "las víctimas de la crisis", e incluso disgustó con ese polémico discurso a los catalanes, vascos y a una parte de los españoles en su conjunto, según sus palabras.
"Ese discurso lo podría haber escrito Rajoy", apuntaba, pidiendo al rey que se presente a unas elecciones si quiere mantenerse al frente de la Jefatura del Estado y a la vez seguir saliéndose de su papel "simbólico". Inscriba un partido o "afíliese al PP", decía, comparando su figura con la del anterior monarca, su padre.
Así, y mientras Juan Carlos I, "llamaba por teléfono a las fuerzas políticas catalanas, vascas y al Partido Comunista", Iglesias sostenía que el actual jefe del Estado "no llama a nadie". "¿Este rey ayuda a España? ¿Ayuda a que Catalunya sea un proyecto colectivo?", insistía.
El líder del partido morado ha reconocido que el anterior rey, "un franquista confeso", elegido por el dictador Francisco Franco para sucederle, no es "santo de su devoción", pero al menos fue "un jefe del Estado útil", especialmente por su papel a la hora de frustrar el golpe de Estado del 23-F.
Todo, decía, "a pesar de que estuvo vinculado a casos de corrupción gravísimos, de sus conocidos vicios, de comportamientos que, sobre todo en la última etapa de su vida, generaron un rechazo social enorme", algo que contrasta con el carácter del actual monarca: "Es enormemente educado, culto, y no se le conocen vicios comparables a los de su padre". 

"El modelo monárquico excluye y agrede" 


"Una España republicana es más atractiva para los catalanes y los vascos que el modelo monárquico, que excluye y agrede". Esta es otra de las reflexiones del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en una entrevista en la televisión boliviana ATB, ahora recogida por eldiario.es. Iglesias viajó a Bolivia para recibir una condecoración del Parlamento boliviano; mantener una reunión con el presidente, Evo Morales; y participar en un debate con el vicepresidente, Álvaro García Linera, sobre el centenario de la Revolución Rusa.

"El rey anterior fue siempre un franquista confeso, llegó a la jefatura del Estado por la ley de sucesión franquista y señalado por el dictador", explicaba Iglesias en la entrevista: "A pesar de eso, de la corrupción y de sus conocidos vicios, era un jefe del Estado útil. El monarca actual es educado, culto, no se le conocen vicios equiparables. Pero, ¿para qué sirve? ¿Cuál es la necesidad de tener un jefe del Estado que no ha sido votado? ¿Ayuda a que España sea un proyecto integrador?"
 
"Cuando el jefe del Estado en el conflicto catalán reproduce el del gobierno", argumenta el secretario general de Podemos, "es un rey que excluye, atrincherado con tres partidos que lo apoyan: ¿Este rey ayuda a que haya más catalanes que quieran seguir en España¿ ¿Este rey que rara vez habla de los problemas sociales puede ser un símbolo incluyente? Parece que no. ¿Para qué sirve? Me han trasladado que está enfadado por estas cosas que digo, y está en su derecho de votar al PP y hablar al favor del PP, pero nuestro país se merece un jefe del Estado que se presente a las elecciones por un tiempo determinado y si quiere volver a ser jefe del Estado se vuelve a presentar. Si quiere ser jefe del Estado, preséntese a las elecciones".

El secretario general de Podemos, preguntado sobre si su posición es "ambigua" en el asunto catalán, volvió a defender el referéndum pactado, propuesta de partido desde la precampaña del 20D de 2015: "A los partidos monárquicos no les gusta que queramos un referéndum pactado, y a los independentistas tampoco les gusta que queramos que Catalunya se quede en España. Pero eso no es ser ambiguos. Estamos diciendo que esto sólo tiene una solución política democrática y lo que defendemos es lo que quieren hacer la mayoría de los catalanes y españoles. Los problemas políticos complejos requieren soluciones complejas".

"España tiene tres grandes crisis", ha enumerado Iglesias en la entrevista de ATB, "fractura social por la crisis; fractura democrática que tiene que ver con la corrupción; y fractura territorial. Eso hace que España esté en una situación de crisis de régimen político. La crisis territorial puede extenderse a otros territorios, pero se tiene que resolver políticamente".

Durante la entrevista en ATP, Iglesias también reivindicó el concepto de soberanía no sólo desde el punto de vista territorial, sino también en "términos sociales: recuperemos soberanía, defendamos la dignidad de nuestro país para un proyecto de país viable".

"¿Por qué hay vascos o catalanes que rechazan ser considerados españoles? Aquí los aymara no rechazan ser bolivianos", le preguntan a Iglesias. Y responde: "Es el fracaso de construir un proyecto español atractivo. España sigue siendo posible como país si es capaz de reconocer y de integrar con amabilidad y seducción la pluralidad consustancial de nuestro país. Los valores republicanos son más inclusivos, una España republicana es más atractiva para catalanes y vascos que el modelo monárquico, que excluye y agrede".

miércoles, 8 de noviembre de 2017

El rey, unidad de lo detestable / David Bollero *

L@s representantes políticos acostumbran a confundir la diplomacia con el tocino. Eso mismo le ha pasado esta semana al presidente de Israel, Reuven Rivlin, de visita esta semana en España. Durante su encuentro con el Borbón, el mandatario no dudó en decir lo que fuera con tal de agradar a su anfitrión, ese al que l@s español@s le pagamos al día, prácticamente, lo que gana al mes quien perciba el salario mínimo interprofesional.

“España es un país unido y el Rey símbolo de esa unidad”, dijo Rivlin… y se quedó tan ancho. Le faltó sumarse a aquella reflexión tan retrógrada del periodista José Mª Carrascal que defendía el regreso del servicio militar obligatorio (la mili) porque contribuía a la unidad de España.

Tengo serias dudas acerca de si España es un país unido, pero de lo que estoy absolutamentee convencido es de que el rey no es símbolo de unidad. En todo caso y si es capaz de unir todo es, precisamente, todo lo que millones de español@s no queremos ver ni en pintura.

¿Qué monarca obvia la crisis de modelo de Estado, que cuestiona incluso su propia figura, y tira balones fuera centrándose únicamente en la cuestión catalana? ¿Qué rey que sea símbolo de unidad calla ante cifras tan demoledoras de desigualdad como las que revelaba la semana pasada el informe de Oxfam Intermón? ¿Qué jefe de Estado guarda silencio cuando la miseria asola al país entero mientras la corrupción se extiende, incluso, en el seno de la familia de Felipe VI (evidenciando, eso sí, que la ley no es igual para todos)?

Pues se lo diré yo, el nuestro, Felipe VI y, así las cosas, es imposible que ese rey nos represente a millones de ciudadan@s que ni lo queremos ni lo votamos e, incluso, diría más, nos indigna que se pavonee con la única justificación de que nació Borbón.

El cinismo y la hipocresía del jefe de Estado es tal que se permite el lujo moral de declarar que “nos emociona ver cómo sefardíes de todo el mundo acuden al reencuentro con España y, sin perder su previa nacionalidad, se convierten en nuevos compatriotas nuestros”

Lo dijo ayer mismo, precisamente, el día del 42º aniversario de la ocupación ilegal del Sáhara Occidental por parte de Marruecos; una violación del Derecho Internacional en la que el clan de los Borbones tiene mucho que decir. Una traición en toda regla en la que de la noche a la mañana y en pleno siglo XX, ciudadan@s español@s dejaron de serlo, sin que los Borbones se hayan acordado nunca más de ell@s.

En ese sentido, Felipe VI sí es símbolo de unidad, pero de todas esas personas que anteponen el capital sobre los Derechos Humanos, que confunden la solidaridad con la caridad, las ayudas con las limosnas. Así pues, ese individuo ni me representa ni lo elegí, me fue impuesto sin contar mayor mérito que su apellido, dicho lo cual, sencillamente, me sobra.


(*) Periodista



O1 Un raro conde. En España hay un raro título de conde. Su rango está por encima no solo de cualquier conde, sino de todo marqués, duque, infante y aun príncipe. Históricamente, es el rey quien da y quita estos títulos y puede exaltarlos concediéndoles la 'grandeza'. Pero nada de esto reza, ni puede rezar, para el citado conde. El motivo es que ostentar ese condado exige un requisito insólito: primero hay que ser rey. No hay otra forma de lograrlo. En efecto, el conde de Barcelona –la Ciudad Condal por antonomasia– era el rey de Aragón. Y luego (por transmisión directa de Fernando II el Católico a Carlos I), el rey de España. O2 Juan III... de Barcelona. Bien avanzado el siglo xx, aún cumplió el título condal barcelonés funciones políticas. Los monárquicos a machamartillo negaban (en voz baja) al general Franco la legitimidad en la jefatura del Estado. Lo tildaban de usurpador abusivo y llamaban Juan III a Juan de Borbón y Battenberg, hijo de Alfonso XIII y padre de Juan Carlos I. Le ponían un numeral, como se hace con los reyes, aunque él no lo era, y se dirigían a él como 'Majestad'. La burocracia y el protocolo del régimen de Franco lo denominaban 'Su Alteza Real el Conde de Barcelona' y así se resolvía el asunto. Una solución catalana. Cuando, al cabo de los años, Juan Carlos I fue proclamado rey, su padre, en una breve ceremonia dinástica (discreta, pero no secreta), renunció a sus derechos al trono. Habló durante cinco minutos, leyendo unos folios que sujetó con manos temblorosas; le cedió la jefatura de la Casa Real, lo llamó 'Majestad', se cuadró militarmente ante él (aunque vestían ambos de paisano) en señal de acatamiento y le hizo este ruego: "Deseo conservar para mí y usar como hasta ahora el título de conde de Barcelona". Era el 14 de mayo de 1977. Su hijo, hasta la muerte de su padre en 1993, no lo utilizó. Es la última muestra del aprecio que el condado barcelonés, hoy mero honor formal, despertó siempre en las personas reales.

Ver más en: http://www.20minutos.es/opiniones/guillermo-fatas-mas-bien-absurdo-3179840/?utm_source=Mail&utm_medium=Social&utm_campaign=Mobile-web#xtor=AD-15&xts=467263

domingo, 5 de noviembre de 2017

La ruptura de Felipe VI y Pablo Iglesias

MADRID.- Cataluña está rompiendo lazos históricos, vínculos afectivos y alianzas políticas en España. La relación de Podemos con la Monarquía figura entre los platos rotos colaterales de la crisis catalana. Cataluña se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para Podemos, ya que su actuación en esta crisis de Estado -subsidiaria de la de Ada Colau- no ha sido bien comprendida por sus simpatizantes en el resto de España. El partido morado atraviesa su momento más delicado desde que nació como fruto de la indignación social por las consecuencias de la brutal crisis económica y de la corrupción, según se explica hoy en El Mundo.

Podemos estableció entre sus prioridades la impugnación del régimen del 78. Sin embargo, durante sus primeros pasos en la vida institucional, este partido dejó al margen de sus críticas a la Monarquía encarnada por Felipe VI, desde la abdicación de su padre. A esta circunstancia no fue ajena la cierta complicidad personal establecida por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, con el Rey durante los encuentros que ambos mantuvieron en Zarzuela con motivo de las rondas de contactos en los 10 meses de bloqueo institucional. Hace sólo un año, durante un coloquio en el que le preguntaron por qué no defendía la república, Pablo Iglesias respondió: «Lo importante es que el jefe del Estado sea elegido a través de unas elecciones, y Felipe de Borbón tendría posibilidades de ganar».
La luna de miel de Podemos con Felipe VI se ha roto en los últimos meses. Pablo Iglesias y el resto de los dirigentes de esta formación han incluido en sus discursos la expresión «bloque monárquico» para censurar a los partidos -PP, PSOE y Ciudadanos- que comparten actuación frente al secesionismo catalán. Además, Pablo Iglesias ha cuestionado públicamente en los últimos meses la utilidad de la Monarquía española.
Este cambio en la estrategia política de Podemos ha causado un gran malestar en el Palacio de la Zarzuela. El Rey -aunque siempre prudente y respetuoso con todos los partidos- no oculta su disgusto por las críticas de Podemos contra la Monarquía en un momento especialmente grave para el Estado. Felipe VI considera injustos los reproches hacia la institución que encabeza y lamenta que este partido haya variado su rumbo para situar a la Monarquía en la diana. Especial inquietud existe en el entorno del Rey por el cuestionamiento de la utilidad de la institución, que ya pudo comprobar Felipe VI durante la sesión solemne en la que se conmemoró en junio el 40 aniversario de las primeras elecciones de 1977. En aquella ocasión, Iglesias consideró propio del pasado el discurso del Rey.
Pablo Iglesias aclara que el factor fundamental de su distanciamiento crítico con Felipe VI es la actuación del jefe del Estado en la crisis catalana y su discurso en el 40 aniversario de las Cortes democráticas. En opinión del líder de Podemos, el Rey «ha cometido un error histórico» al situarse «como el jefe del 155», en vez de contribuir a la distensión a través de «algún gesto de conexión con los ciudadanos que quieren una España plurinacional» para contribuir al diálogo con Cataluña. Iglesias señala que se trata de un error «en la lectura del tiempo histórico», a diferencia de «la Monarquía de Juan Carlos, que con todos sus defectos fue capaz de hacerse imprescindible para lograr los avances democráticos y de conseguir el apoyo del PCE de Carrillo, del PNV de Arzalluz y de la CIU de Pujol». A su juicio, la institución monárquica «no tiene sentido fuera de los acuerdos históricos con todas las partes de España».
El líder de Podemos aclara que durante sus encuentros con Felipe VI apreció a un Rey «muy profesional, muy informado de la situación del país y extremadamente correcto», por lo que confió en su capacidad para «situarse al margen de los partidos políticos». Él mismo le explicó al Rey que, a pesar de sus convicciones republicanas, estaba dispuesto a asumir esta Monarquía. Sin embargo, añade, en la crisis catalana, el Rey ha dejado fuera de su cobertura a los nacionalistas catalanes, al PNV y a Podemos, por lo que ha comprometido «el futuro de la propia institución monárquica, que no ofrece a los españoles nada distinto a los partidos políticos». 
Este cambio en la actitud de Podemos hacia la institución causa una lógica intranquilidad en Zarzuela, ya que Felipe VI aspira a ser el rey de todos los españoles. Y es un cambio relevante en la historia de la Monarquía restaurada en 1975, tras la muerte de Franco. El rey Juan Carlos gozó durante su reinado del respaldo de todos los partidos políticos, gracias a la complicidad con las formaciones de izquierda, a las que mimó especialmente. El movimiento republicano era residual. Felipe VI, sin embargo, debe hacer frente a una situación más compleja, ya que la izquierda de este «nuevo tiempo» y las generaciones más jóvenes no son tan complacientes con su Monarquía.

Tan solo es una niña / Jaime Peñafiel *

Leonor de Borbón y Ortiz cumple… 12 años. Se trata, como nuestros lectores saben muy bien, de la primogénita de Felipe y Letizia. Su nacimiento no supuso ningún problema constitucional. El artículo 57 no le afectaba ya que “la sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura…”. Ella lo era. Y lo seguiría siendo  siempre que el segundo embarazo de Letizia fuera… otra niña. Como así fue con el nacimiento de Sofía. 

Otra cosa,  si este segundo fruto de su matrimonio hubiera sido… un niño. Leonor habría perdido, en beneficio de su hermano. Porque, según ese artículo 57, “en el mismo grado… el varón a la mujer”.

Con motivo del aniversario de aquel día, periódicos y revistas están dedicando artículos y reportajes. Algunos de ellos muy cortesanos, hasta el extremo de escribir, como hace la compañera Mabel Galaz de El País, a quien admiro, que “Leonor es una princesa bien informada”. Más correcto sería escribir “bien educada”. Y eso de que se aproveche el desayuno y la cena para contarle a la niña lo que pasa en España, ¿quién te lo ha contado?

Se olvida, como el resto de periodistas, que se trata, tan sólo,  de una niña que, según sus padres, ” lo más parecida a una niña de su edad”. Como su hermana Sofía. Difícil con una prensa tan cortesana como la española.

Nunca olvidaré lo que  don Juan Carlos dijo en su día: “Tan sólo es uno de mis ocho nietos”. Con la única diferencia, por el momento: de llevar el título de Princesa de Asturias, como heredera de su padre.

Pero hablar y escribir de esta niña como la “futura reina de España” es ignorar las palabras del ex rey Faruk de Egipto: “Dentro de unos años en el mundo sólo quedarán cinco reyes, los cuatro de la baraja y la reina de Inglaterra”.

Estas palabras no dejan de ser consecuencia del sentimiento de un soberano que acababa de perder el trono. Pero, si tenemos en cuenta la evolución de este mundo cada vez  más globalizado y democrático, hablar y escribir de esta niña de … 12 años como reina de España es, cuando menos, ridículo.

Y eso, querida, de que está estudiando… chino no te lo creas.  De ser cierto sería una tortura china para la niña que, eso sí, domina ya, al igual que su hermana, el inglés, una lengua que se estudia en todos los colegios, públicos y privados.

En el artículo que comentamos,  se escribe que “es lógico pensar que cuando Leonor sea mayor, (largo me lo fiáis) recibirá formación  militar ya que, constitucionalmente, estará un día al mando supremo de las Fuerzas Armadas y tendrá  la graduación de general de ¿cinco estrellas?”.  Más bien va a ser que no, querida.

Según Yolanda Gómez, catedrática de Derecho Constitucional de la UNED y autora  de “La Monarquía parlamentaria. Familia real y sucesora a La Corona” (Hidalguía 2008), “Leonor nunca tendrá la impronta de un jefe militar varón”.

Por ello,  pienso que la reforma de la Carta Magna  no sólo afectará al artículo 57 de la Corona, tan discriminatorio y machista, sino también al artículo 62 apartado “h” sobre “corresponde al Rey el mando supremo de las Fuerzas Armadas”. En algunas monarquías europeas, las futuras reinas ya no ostentarán este mando militar.

Y sobre el futuro de esta niña, no he querido especular más. Pero basta pensar que su padre, a punto de cumplir cincuenta años, todavía puede vivir treinta o cuarenta (¡larga vida a Su Majestad!). Para entonces, a lo peor, ni existen ya las monarquías y España no se sabe ya lo que será.


(*) Periodista


miércoles, 1 de noviembre de 2017

Zarzuela difunde la primera foto de la Princesa de Asturias con motivo de su 12 ºcumpleaños


MADRID.- La Casa del Rey ha difundido a las cinco de la tarde de este martes una fotografía de la Princesa de Asturias con motivo de su décimosegundo cumpleaños, que celebró ayer. Esta es la primera vez que el Palacio de La Zarzuela hace pública una imagen de la Princesa Leonor por su aniversario.

La imagen fue tomada el pasado 12 de octubre, Día de la Fiesta Nacional, en el Palacio Real. Ese día la Princesa de Asturias asistió al desfile militar junto con los Reyes y su hermana, la Infanta Sofía.
Esta es una de las pocas imágenes oficiales en las que la Princesa de Asturias aparece en solitario desde el día de su nacimiento, el 31 de octubre de 2004, cuando se facilitaron algunas fotos de la niña. Además, en diciembre de 2006, los todavía Príncipes de Asturias utilizaron una foto de Leonor, delante de una chimenea, para felicitar la Navidad.
La decisión de la Casa del Rey se produce después de que los medios de comunicación recogieran los deseos de un amplio sector de la opinión pública de ver con más frecuencia a la Heredera de la Corona, cuyas apariciones en público son muy escasas a lo largo del año.

martes, 31 de octubre de 2017

Iglesias, a Felipe VI: "Señor Borbón, ¿acepta que se aplique la ley a su padre"?


MADRID.- Pablo Iglesias apunta contra el Rey. En un acto celebrado ayer tarde en Madrid en defensa de la "plurinacionalidad" como fórmula para resolver el problema catalán, el líder de Podemos ha arremetido contra Felipe VI con mayor virulencia que nunca. "Quiero preguntar al ciudadano Felipe de Borbón: ¿Aceptaría usted que la ley se aplicase con todo el rigor a su cuñado? ¿Y a su hermana? ¿Y a su padre? Señor Felipe de Borbón, ¿aceptaría someterse a la ley como el resto de los españoles? Señor borbón, para hablar de la ley hay que aceptar someterse a ella", según publica hoy El Español

Fue, sin duda, el momento más aplaudido y más tenso del discurso pronunciado por Iglesias este lunes al final de la jornada "Conectar España: plurinacionalidad, solidaridad, fraternidad", organizada por Podemos en el Teatro del Círculo de Bellas Artes de Madrid. El secretario general de Podemos recuperaba así su perfil más a la izquierda y más social, con continuas apelaciones a que "una patria que cuide, no que agreda", con fuertes críticas a la corrupción y con la defensa cerrada de los servicios públicos. 
Las críticas a la Monarquía se han convertido ya en permanentes en el discurso de Podemos, con referencias al "bloque monárquico" donde encuadran a PP, PSOE y Ciudadanos. Pero este lunes, en mitad de una crisis interna sin precedentes, Iglesias elevaba el tono por arremeter con toda la dureza contra ese bloque. Y lo hacía entremezclando su defensa de la "plurinacionalidad" de España. "Los que dicen que España es uninacional básicamente no entienden España, no son españoles, son monárquicos". 
En esa línea, Iglesias defendía que "las banderas de nuestra patria son las que cuidan, no tienen sentido las que agreden", porque, a su juicio, no sirven de nada "como trapos en los que se envuelven los corruptos". "Queremos un país que cuide la sanidad, la educación, las pensiones, a los parados, a las pymes... lo que importa de las banderas no son los colores, son la dignidad civil y comunitaria que representan". 

miércoles, 4 de octubre de 2017

Puigdemont al Rey: “Así no, ha decepcionado a muchos catalanes”


BARCELONA.- Exactamente 24 horas después de que el rey Felipe VI pronunciara su discurso desde la Zarzuela, el president Carles Puigdemont ha hecho lo propio desde el Palau de la Generalitat. El president ha querido lanzar un mensaje institucional tres días después del referéndum del 1-O y a menos de una semana del pleno del Parlament en el que se podría aprobar la declaración de independencia. Una declaración que, en un principio, estaba programada para el mediodía y que se ha retrasado hasta las 21:00 horas.

“El Rey ignora deliberadamente a los millones de catalanes que no piensan como el Gobierno”, ha afeado el presidente de la Generalitat sobre el discurso del jefe de Estado.
El President de la Generalitat ha rechazado así el discurso que hizo ayer el Rey Felipe VI al que ha acusado de "alinearse con las políticas de Mariano Rajoy".  
En su discurso institucional extraordinario, el presidente de la Generalitat también se ha mostrado dispuesto a "emprender un proceso de mediación" sobre el proceso independentista tras el referéndum del 1-O.  
Puigdemont también ha tenido un mensaje para los ciudadanos españoles que viven con preocupación la situación que se vive en Catalunya. 
Puigdemont se ha dirigido en castellano durante una parte de su discurso, en que el ha agradecido "el esfuerzo de mucha gente para acompañar el pueblo catalán en sus reivindicaciones." 
"Tenemos que sentirnos fuertes si nos mantenemos unidos y seguimos con un proceso pacífico. Recogemos admiración alrededor del mundo por esta actitud".
  "Quiero dirigirme a los ciudadanos españoles que estos días han expresado su compromiso con la defensa de las ideas de los ciudadanos catalanes. Agradezco el esfuerzo de mucha gente para acompañar el pueblo catalán en sus reivindicaciones." 
"No compartimos el mensaje del Jefe del Estado, que hace suyas las políticas de Mariano Rajoy e ignora deliberadamente los catalanes que no pensamos como el y que han sido víctimas de la vieolencia policial." 
"La constitución le da al monarca una figura de mdoerador que no ha ejercido." 
"Así no. Ha decepcionado una mayoría de catalanes".
"Mi gobierno no se desviará ni un milímetro de nuestro compromiso." 
"Mantengamos la confianza y evitemos confrontaciones. Seamos fuertes con nuestra dignidad y seremos capaces de ser un pueblo que lleve a cabo el sueño que se propone." 
      
De hecho, este mismo miércoles se ha dado a conocer los tempos que maneja la mayoría independentista de la Cámara catalana. Junts pel Sí y la CUP han impulsado una solicitud de comparecencia del president en el Parlament el próximo lunes para presentar los resultados del referéndum del 1-O y, de este modo, arrancar los mecanismos que, según la ley de Transitoriedad, deben activar el engranaje de la independencia.
Por su parte, el portavoz del Govern, Jordi Turull, también se mostraba firme esta mañana al asegurar que los pasos de la hoja de ruta ya están determinados: una vez el recuento del referéndum del 1-O sea definitivo y oficial, se llevará al Parlament y será la Cámara catalana la que proclame la independencia de Catalunya.


martes, 3 de octubre de 2017

El rey Felipe VI subraya su compromiso con la unidad y permanencia de España


MADRID.- El Rey Felipe VI ha advertido esta noche desde el palacio de La Zarzuela, de que, ante la situación "de extrema gravedad" en Cataluña, los "legítimos poderes del Estado" deben asegurar "el orden constitucional", la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su estatuto de autonomía".

En un excepcional mensaje institucional a todos los españoles grabado en su despacho del Palacio de la Zarzuela y emitido por televisión a las 21:00 horas de este martes, Felipe VI ha subrayado que "determinadas autoridades de Cataluña" han "quebrantado los principios democráticos de todo Estado de derecho".

Esas autoridades catalanas "han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado" y "han menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles", ha recalcado el Monarca.

Tras reprocharles cómo también "han socavado la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana", que hoy "está fracturada y enfrentada", don Felipe ha señalado además que, "con su conducta irresponsable, incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España".

"En definitiva, todo ello ha supuesto la culminación de un inaceptable intento de apropiación de las instituciones históricas de Cataluña" y "de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia", porque "han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional, que es el derecho de todos los españoles a decidir democráticamente su vida en común".

"Por todo ello -ha continuado- y ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su estatuto de autonomía".

El Rey ha finalizado su mensaje a los españoles subrayando el "más firme compromiso de la Corona" con la Constitución y con la democracia, así como su entrega al entendimiento y la concordia entre españoles y su compromiso con la unidad y la permanencia de España.



domingo, 16 de julio de 2017

Agridulce viaje de Felipe y Letizia a la Corte inglesa / Eduardo Álvarez *


Destaca el refranero que segundas partes nunca fueron buenas, pero que a la tercera va la vencida. No lo tenían fácil los Reyes para lograr los objetivos deseados en su importante viaje de Estado al Reino Unido, pospuesto hasta en dos ocasiones. Y, antes que nada, porque ha estado marcado por tanto retraso. 

La visita a la Corte de San Jaime era la más deseada por Don Felipe desde su proclamación por evidentes razones simbólicas. Isabel II no es sólo la decana de la realeza europea, sino que, a sus 91 años, encarna como ningún otro soberano del mundo todos los atributos de la Monarquía parlamentaria, institución que, pese a su sólido anclaje en la tradición, ha sufrido un camaleónico proceso de transformación y adaptación desde la segunda mitad del siglo XX. De ahí que en Zarzuela anunciaran con júbilo a finales de 2015 la invitación cursada por la monarca británica a los Reyes para que realizaran en la primavera siguiente uno de los únicos dos viajes de Estado que cada año, invariablemente, protagoniza Isabel II como anfitriona. El reinado de Felipe VI estaba empezando. Poco a poco se iban dejando atrás los annus horribilis para la Corona, que necesitaba un chute de revitalización y espectacular boato.

Más importante aún. Por aquellos días -no lo olvidemos- Cameron todavía no había convocado el referéndum del Brexit. Se especulaba sin cesar sobre la consulta, cierto. Pero en realidad nadie -el Gobierno británico a la cabeza- creía que Londres se pudiera divorciar de Bruselas. Lo del Brexit sonaba a órdago, a uno de tantos chantajes del Reino Unido a la UE para conseguir prebendas. Nada más. Y, en aquel contexto, el viaje de nuestros Reyes a Gran Bretaña se antojaba ideal. Una nutrida representación de empresarios -igual que ha ocurrido esta semana- les acompañaría para tratar de suscribir acuerdos comerciales, subidos a la cresta de la ola de la recuperación económica. Y los Reyes se dedicarían a vender el spanish power, poniendo el acento en la importancia de nuestra cultura y en la riqueza del español. Ya estaban en marcha varios actos en los que los Windsor y los Borbón iban a celebrar por todo lo alto el cuarto centenario de la muerte de Cervantes y Shakespeare. Casi nada.

El desgobierno en España, con una parálisis política de casi un año, arruinó aquel viaje, la primera intentona. Un fallo garrafal del Ejecutivo en funciones de Rajoy que, junto a otros gestos de desdén hacia Don Felipe aquellos meses, molestaron mucho en Zarzuela.

Cuando al fin los Reyes han podido viajar al Reino Unido, todo ha transcurrido en un clima de incertidumbre e inestabilidad por el Brexit y por la situación de debilidad en la que se encuentra el Gobierno de May tras su mal calculado adelanto electoral que obligó a posponer por segunda vez el periplo de nuestros monarcas. En este contexto, los españoles poco margen de maniobra tenían. 

Los viajes de Estado, máxima expresión en las relaciones bilaterales entre naciones, se preparan durante muchos meses y conllevan una gran labor de fontanería previa para que sirvan como marco de la firma de importantes acuerdos políticos de todo tipo. Ahora eso resultaba impensable. De hecho, esta visita de Estado corría el riesgo de convertirse en una trampa. España, como cualquier otro miembro de la UE, no puede en estos momentos negociar casi nada por su cuenta y riesgo, de forma unilateral, con Londres. Es Bruselas, exclusivamente, la que debe hablar en nombre de los Veintisiete, cuidándose de evitar fisuras en el club comunitario, como ya quisiera el Gobierno de May.

Por ello, el viaje de Estado en estas fechas estaba condenado a ser sobre todo protocolario. Que no es poco, ojo. Isabel II lo sabía bien. Y ha vuelto a echar una mano a sus familiares Borbón. Consciente de la necesidad de gestos que pudieran interpretarse como deferencia hacia España, no dudó en reclutar a toda la familia real -duques de Cambridge y príncipe Enrique incluidos- para el banquete de gala en Buckingham. La pena es que ya ni quedaba a mano un centenario como el de Cervantes y Shakespeare para que al menos la visita hubiera gozado de mayor peso cultural.

Así las cosas, Don Felipe estaba obligado a que su discurso en Westminster tuviera más carga política de la que la diplomacia recomendaría. Y acertó con sus apelaciones serenas pero firmes a buscar con «determinación» una solución para el contencioso gibraltareño. A no pocos tories les escocieron sus palabras. Y -eso es lo malo, sí- Gibraltar se ha convertido en la única sustancia de las poco abundantes crónicas del viaje en la prensa anglosajona. Pero a falta de otros argumentos que, por lo expuesto, no cabía esperar del viaje, Don Felipe debía exprimir su rol de jefe de Estado asumiendo el riesgo. 

Por último, y no menos importante, se ha producido la consagración exterior de la Reina Letizia. Se equivocan quienes creen que la admiración hacia su estilo es una frivolidad fatua. En su papel de embajadores, los Reyes venden imagen y marca España, algo fundamental. Doña Letizia lo sabe bien. Zarzuela debiera dotar al fin de una verdadera agenda a la Reina, y empezar a explotar su papel en el exterior, tal como hacen las consortes de casi todas la monarquías de nuestro entorno.


(*) Periodista




Marivent cierra sus jardines por dos meses tras recibir a 36.380 visitantes


PALMA.- Los jardines del palacio de Marivent se cierran al público desde hoy hasta el 15 de septiembre después de dos meses y medio abiertos por primera vez a los visitantes, periodo en el que han acudido a conocerlos 36.380 personas.

El Govern balear ha recordado que, de acuerdo la Casa del Rey, los jardines del palacio podrían visitarse durante todo el año a excepción de dos meses en verano y quince días en torno a la Semana Santa, periodos en los que miembros de la Familia Real suelen pasar unos días en Marivent.
La consellera balear de Presidencia, Pilar Costa, ha destacado en un comunicado que la apertura al público de los jardines de la residencia real se ha producido "con total normalidad y sin ningún tipo de incidente".
Costa ha celebrado la buena coordinación entre la Casa Real y el Govern para facilitar las visitas, que se han llevado a cabo de 9.00 a 20.00 horas, mientras que a partir del próximo 30 de septiembre y hasta el 1 de mayo los jardines se cerrarán a las 16.30 horas.
La apertura de parte del espacio exterior de la residencia estival de los Reyes era un compromiso que los partidos de izquierdas que respaldan al Govern balear incluyeron en su pacto de gobernabilidad y que se materializó gracias a un acuerdo con la Casa del Rey.
Los jardines, que ocupan una superficie de 9.155 metros cuadrados, acogen una exposición permanente de doce esculturas de bronce de Joan Miró cedidas al Govern balear por la familia del artista, cuyo museo se encuentra en el mismo barrio de Cala Mayor.
La consellera Costa ha destacado que la presencia de las esculturas de Miró "ha dado aún más valor y atractivo a las visitas" a Marivent.

sábado, 15 de julio de 2017

Felipe VI elogia a Oxford por contribuir a “modelar el alma de Europa”


OXFORD.- El Rey Felipe VI elogió este viernes a Oxford por contribuir a "modelar el alma de Europa" y atraer talentos extranjeros y animó a no descuidar la internacionalización de las universidades, porque la colaboración científica y "la libre circulación del talento" están en su propia esencia.

Felipe VI y la Reina Letizia completaron su primer viaje de Estado al Reino Unido con una visita a la Universidad de Oxford que incluyó un recorrido por la Weston Library para conocer algunas joyas bibliográficas españolas y un almuerzo en el Divinity College, ofrecido por el rector, Christophen Patten.
Ante casi un centenar de catedráticos y profesores, el monarca subrayó que la Universidad está “obligada a detectar los problemas” que aquejan a las sociedades europeas “incluso antes que la clase política” y “a proponer soluciones basadas en la experimentación y el conocimiento”.
“Ninguna universidad puede ser ajena” a fenómenos como el cambio climático, “la brecha tecnológica y económica entre los países del norte y del sur, las guerras y sus causas, la intolerancia” o “las migraciones”, recalcó el Rey, antes de añadir: “Si la universidad desconoce o ignora estos fenómenos o no los pone al frente de su hacer, se resentirán nuestras sociedades y nuestras democracias”.
“Y en tiempos de incertidumbre como los que vivimos, esta vocación moral de la universidad es más importante que nunca para luchar contra fenómenos como la xenofobia, el racismo o la desigualdad”, advirtió.
En este contexto, argumentó que el carácter social y de servicio público impone a las universidades “el deber de contribuir” a fortalecer principios comunes a las sociedades occidentales como “la libertad, la igualdad de oportunidades y de género, la tolerancia, la solidaridad y la cooperación al desarrollo, la paz y el valor de la diversidad”.
“Solo si la Universidad mantiene y desarrolla con políticas activas estos principios, podremos tener sociedades, no solo ricas, sino además justas, formadas por individuos no solo capacitados técnicamente, sino con valores morales que les permitan un liderazgo social responsable”, concluyó su reflexión.
Tras recordar que Oxford fue lugar de formación de “innumerables estadistas y hombres de letras de Gran Bretaña” y también escenario del saber de “españoles de talla global como Luis Vives o Blanco White”, valoró el “fructífero diálogo” de este centro con el resto de las universidades más antiguas de Europa, entre ellas la de Salamanca.
Este diálogo aportó “todo un sistema de valores sin los cuales Occidente no sería hoy lo que es”, con principios como “la libertad de expresión y de cátedra, la autonomía académica, la investigación y publicación generosa de sus resultados” y, de modo más reciente, “la igualdad de oportunidades”, ideales que hoy son en buena parte responsables del progreso de las sociedades más avanzadas.
En otro momento de su discurso, resaltó que las universidades están obligadas a “atraer talento”, un “objetivo primordial” que deben llevar a cabo mediante un “diálogo constructivo” con poderes públicos y privados, sobre la base de que “el conocimiento se comparte con alumnos de todo el mundo”.
En este punto, señaló que entre los países que más comparten sus estudios y avances científicos figuran España y el Reino Unido, nación que a su vez es “un ejemplo de red de universidades globales”, ya que el 28 por ciento de su profesorado es extranjero y el 16 por ciento procede de la UE.

La Reina Isabel despide a los Reyes de España en Buckingham


LONDRES.- La Reina Isabel II y Felipe de Edimburgo han despedido este viernes a los Reyes Felipe y Letizia en el Palacio de Buckinhgam, donde han estado alojados los dos últimos días. Los monarcas terminaron su viaje de Estado a Reino Unido con una visita al Instituto Francis Crick de investigación biomédica y un desplazamiento a la Universidad de Oxford.

Letizia llevaba una falda de color rosa pálido y una blusa blanca, mientras que Isabel II iba con un vestido verde y su inseparable cartera negra.
Los monarcas de ambos países se han despedido con dos besos en la mejilla y con gestos de afecto, y han mantenido una breve conversación instantes antes de que Felipe y Letizia se subieran al coche que les desplazará al Instituto Francis Crick.
En la visita al Instituto, inaugurado en 2016 y que dirige el Nobel de Medicina Paul Nurse, estuvieron acompañados por el Duque de York. Allí visitaron los laboratorios de genómica regulatoria y del ciclo celular y se reunieron con empleados y científicos españoles. En el centro hay 67 españoles trabajando de los que 62 son investigadores y cinco trabajan como personal administrativo.
Posteriormente concedieron una audiencia a una representación de la Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (CERU), fundada en 2012 y que cuenta con más de 600 miembros.
Por último, los Reyes viajaron a Oxford, la universidad de habla inglesa más antigua del mundo, donde en 1986 Juan Carlos I recibió un doctorado Honoris Causa en Derecho Civil y anunció la creación de una cátedra española en Exeter College, con el nombre de la Reina Sofía, dedicada al estudio de la literatura española moderna y contemporánea.

jueves, 13 de julio de 2017

El rey Felipe VI admite la inquietud por el Brexit en empresas e inmigrantes


LONDRES.- Felipe VI de España se refirió este jueves a la incertidumbre que el Brexit ha creado en las empresas y ciudades españoles, y abogó por despejarla cuanto antes para mantener el ritmo de las relaciones bilaterales.

"No podemos negar que el escenario generado por la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea ha creado incertidumbre y dudas en nuestras grandes empresas y especialmente en las PYMEs" (pequeñas y medianas empresas), dijo el rey en un foro empresarial hispano-británico celebrado en Mansion House, en la City de Londres.
"Debemos asegurarnos que las negociaciones en curso reduzcan al mínimo dicha incertidumbre. Es de suma importancia que nuestro futuro marco de relaciones establezca las condiciones de una relación económica y comercial más estrecha intentando minimizar futuros obstáculos y barreras", añadió.
"Nuestro compromiso mutuo en favor de la apertura al comercio y a la inversión debe reafirmarse", sentenció el monarca.
El Reino Unido es el primer destino de las inversiones españolas en Europa. En sectores como la banca, España es el segundo inversor mundial, por detrás solamente de Estados Unidos.
Las inversiones españolas en el Reino Unido superaron los 82.000 millones de euros en 2015. Las exportaciones españolas al Reino Unido ascendieron a 28.000 millones de euros ese mismo año, y las británicas a España fueron de 16.700 millones de euros. 
Además, el Reino Unido fue el segundo país inversor en España y representa el 12% del total de inversiones extranjeras recibidas. "Esas inversiones generaron unos 110.000 empleos directos en España, donde están establecidas cerca de 1.000 empresas británicas", dijo el rey.
Al foro empresarial acudieron representantes de las principales empresas españolas con intereses en el Reino Unido, como los bancos Santander y Sabadell, Inditex (Zara), Ferrovial -que acaba de participar en la construcción de la nueva línea de metro de Londres- o AENA, el gestor de los aeropuertos españoles, principal accionista del de Luton, en la capital británica.

Luego, en un discurso ofrecido a la comunidad española en la embajada de este país, el monarca pidió "certidumbre" para los más de 100.000 españoles que viven en el Reino Unido.
"Confiamos en que el acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE (...) os dé pronto la necesaria certidumbre que os permita continuar con tranquilidad y confianza vuestras vidas", dijo el monarca.
Hay casi 300.000 británicos en España, muchos jubilados que dependen de la libre asistencia médica europea, y 116.000 españoles en el Reino Unido, trabajadores, principalmente.
"Sabemos que muchos de vosotros deseáis permanecer en el Reino Unido tras la salida de éste de la Unión Europea, continuando con vuestros trabajos y vuestra forma de vida, iniciada cuando no se cernían sombras de incertidumbre sobre el futuro", explicó.
"Queremos animar de nuevo aquí a los Gobiernos de España y del Reino Unido a trabajar para que ello pueda ser así", sentenció el monarca en la segunda jornada de su visita de Estado, que concluirá el viernes.

Antes de la recepción en la embajada, el rey y la reina, Letizia, visitaron la abadía de Westminster, donde depositaron un ramo de flores en la tumba del soldado desconocido y vieron la tumba de Leonor de Castilla, la esposa española del rey medieval inglés Eduardo I.
Dejada ya atrás la polémica por Gibraltar del miércoles, tras el discurso del rey en el Parlamento en el que reclamó diálogo para solucionar el contencioso, la primera ministra británica, Theresa May almorzó con el monarca.
Respondiendo a la demanda de Felipe VI sobre los españoles, May dijo: "Hemos convertido en una prioridad de las negociaciones el estatus de los españoles y el resto de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido".
Al mismo tiempo, advirtió que ese estatus será "parte de un acuerdo recíproco que proporcione la misma seguridad a los ciudadanos británicos que viven en España y otros países de la UE".

El Rey reclama seguridad sin trabas para las empresas españolas tras el "brexit"


LONDRES.- Felipe VI reclamó hoy seguridad tras el "brexit" tanto para los ciudadanos como para las empresas españolas establecidas en el Reino Unido, de modo que las actuales negociaciones avancen hacia un resultado que minimice las incertidumbres y el riesgo de obstáculos en la relación bilateral.

La segunda jornada de la primera visita de Estado al Reino Unido de unos Reyes de España en 31 años adoptó un carácter marcadamente económico y comenzó en Mansion House, la residencia oficial del jefe de la City, en el corazón financiero de Londres, donde el Rey presidió un encuentro empresarial que reunió a dos centenares de altos directivos españoles y británicos.
El ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, y los secretarios de Estado de Comercio de ambos países intervinieron en este foro, en el que el Rey instó a asegurar que las negociaciones para la salida británica de la UE reduzcan "al mínimo" las incertidumbres y dudas generadas entre las empresas españolas, especialmente las de pequeño y mediano tamaño (pymes).
En este sentido, consideró "extremadamente importante" que el nuevo marco de relaciones bilaterales garantice condiciones para una estrecha cooperación económica y comercial que minimice futuros obstáculos y barreras, antes de insistir en que el compromiso común a favor de la apertura de mercados y la inversión "debe continuar".
Además de urgir a autoridades y empresarios británicos a seguir adelante en su apuesta por la apertura de mercados, se declaró convencido de que aún queda un amplio margen de mejora en la cooperación económica, después de recordar que el Reino Unido es el tercer mercado de exportación para España y el primer destino de sus inversiones.
Durante 2016, España fue incluso el mayor inversor en este mercado, con operaciones en los más variados sectores, entre los que destacó el de infraestructuras por sus proyectos para la construcción de túneles ferroviarios en Londres y la inminente inauguración del puente Queens Ferry Crossing, que se convertirá en el más largo del mundo entre los sustentados por tres torres.
Energías renovables, biotecnología, salud y ciudades inteligentes figuran por su parte entre las áreas punteras del mercado español atractivas para el Reino Unido, segundo inversor en España, donde el capital británico genera 110.000 empleos directos.
Los máximos directivos de Telefónica, Santander, Iberdrola, Banco Sabadell, Ferrovial, Inditex y Gestamp participaron en este foro, ante el que la secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela, garantizó una actitud "abierta" y "constructiva" de España en las negociaciones para otorgar el mejor trato a las inversiones británicas y evitar "daños innecesarios" en la relación económica.
Dastis apostó igualmente por una cooperación creciente, pese al "brexit", abierta a operaciones conjuntas en terceros países de América y Asia, mientras que el secretario de Estado británico de Comercio, Liam Fox, también abogó por asegurar juntos una relación cada vez más estrecha y elogió las últimas inversiones de CAF en Gales y las de AENA en el aeropuerto de Luton.
En declaraciones a los periodistas, el presidente de la patronal española CEOE, Juan Rosell, llegó incluso a apuntar que la salida británica de la UE podría ser "reversible", porque "en política todo es posible", y en el mismo sentido se pronunció el presidente de la Cámara de Comercio de España, Jose Luis Bonet, quien matizó no obstante que sería "a la larga, porque estas cosas son complejas".
El alcalde de la City, Andrew Parmley, que ejerció como anfitrión de este foro, ofrece esta noche en Guildhall, la sede de la City of London Corporation, una cena en honor de los Reyes para unos 600 invitados, fundamentalmente empresarios y financieros británicos, con la que se cierra una jornada en la que el Rey se ha reunido además en un almuerzo con la primera ministra, Theresa May.